Acoplamientos flexibles

Acoplamientos flexibles

acoplamientos flexibles international couplings

¿Qué son los acoplamientos flexibles? Si no estás muy familiarizado con el mundo de los componentes electromecánicos, quizás te resulte un término extraño. Sin embargo, los acoplamientos son un componente habitual y un elemento básico de cualquier máquina, pues sirven para prolongar las líneas de transmisión de ejes o conectar tramos de diferentes ejes, estén o no estén alineados entre sí.

Casi cualquier aparato mecánico, independientemente de su grado de libertad y por simple que sea, seguramente exija uno u otro tipo de acoplamiento, ya sea rígido, flexible o articulado. Como cualquier otro acoplamiento, su finalidad consiste en conectar y transmitir la potencia de un eje conductor a un eje conducido, pero la particularidad de los acoplamientos flexibles es que permiten compensar hasta cuatro desalineaciones inevitables del eje: las desviaciones angulares, excéntricas, combinadas y axiales.

En virtud de sus características y función específica, se distinguen hasta un total de ocho tipos de acoplamientos flexibles: de manguitos de goma, de disco flexible, de fuelle helicoidal, de quijada de goma, de cadenas, de engranaje, de muelle metálico, y direccional de tipo Falk.

A la hora de elegir uno u otro de los distintos tipos de acoplamientos flexible, es muy importante que tengas en cuenta dos aspectos: su velocidad de rotación, que se mide en revoluciones por minuto, y el material con el que esté construido, el cual tiene que ser muy resistente a la fricción (generalmente se utiliza el acero). Además, evidentemente es básico tener en cuenta el uso que se le va a dar al acoplamiento, si es para incorporar a un árbol de transmisión, para corregir problemas de alineación, etcétera.

Podemos concluir señalando que los acoplamientos flexibles son unos elementos fundamentales en el diseño de máquinas, sin los cuales muchos de los circuitos mecánicos que vemos hoy en día no serían posibles.